19 de agosto de 2010

LAS TORRES DE BABEL


Toda la Tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego». Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: «Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámosnos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra».
Desde los últimos 8 años (o más) que estamos siendo invadidos por enormes estructuras verticales. Lo que me pregunto es cuál es el fin de los dueños de estas empresas inmobiliaria, no hablo del querer ganar plata y traer pan para la casa (algo que toda persona que trabaja quiere). Me refiero a las consecuencias, destruir la estética de los barrios residenciales y la intimidad de los vecinos. Tengan en consideración a Valparaíso, la ciudad con la que sacamos pecho de paloma al mundo, pero que hace tiempo recuerdo haber visto vecinos quejarse por la instalación de enormes torres que les impide ver los cerros de su ciudad o el mar.
En Santiago, he visto barrios con edificios antiguos de 4 pisos u otros localizados en zonas exclusivamente para torres, antes había un respeto por la estética de la ciudad y los ciudadanos. Tengo la impresión de que ahora sólo importa ganar plata, ni siquiera responder a una necesidad de ciudades que tienen un crecimiento demográfico acelerado. Antes del terremoto, no me había dado cuenta de la cantidad de grandes torres que había en Concepción y lo perjudicial que posiblemente habrá resultado para las personas que vivían en aquellas construcciones tener que trasladarse a otros lugares.
Es difícil pensar en alternativas que sean una solución para la sobrepoblación en las ciudades, incluso vi en Discovery Channel la posibilidad de crear ciudades verticales (cosa que sería un desastre en Chile). Pero como dijo Federico Sánchez (el arquitecto que trabaja para Canal 13 y lo que inspiró en escribir estas palabras): "Lo que es pan para hoy, es hambre para mañana.", espero que en algún momento las autoridades y la ciudadanía piensen en esto a la hora de aprobar este estilo de construcciones.

PD: Agradezco a mi polola y a su amiga Cheryl quienes me ayudaron a verbalizar lo que he escrito.

1 comentario:

Ñoña memoriona dijo...

¡¡¡Te apoyo!!!